El Jardín de las delicias del Bosco se reencuentra con el visitante en el Museo Nacional del Prado

La sala 56 A del edificio Villanueva, dedicada al Bosco, y que ha permanecido cerrada desde que la emergencia sanitaria obligó al cierre temporal del Museo, vuelve a abrir sus puertas al visitante con un nuevo montaje museográfico que, concebido integralmente, permite una percepción más limpia de las piezas y una optimización del uso del espacio.

Además, la sala cuenta con un monitor profesional que permite la sucesión animada de detalles sorprendentes de las obras expuestas con un tamaño, en algunos de ellos, hasta 12 veces mayor que el original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *